BENBENUTO

BENBENUTO

Que tu estancia aquí sea placentera, y que mis letras logren llevarte a la reflexión, al análisis pero sobre todo, que te sirvan de aliento, de consuelo y apoyo. No estás solo, escritor novel. Yo camino a tu lado, hoy y siempre.

¡Préstame tus ojos!

Por favor, si detectas algún inconveniente visual (como que las entradas no se puedan leer) notifícamelo por cualquiera de los medios de contacto (mail, twitter o Facebook) para arreglarlo de inmediato. Este es un blog dirigido por una administradora invidente, y necesito de tus ojos para asegurarme de que todo luce espléndido ;-)

sábado, 16 de julio de 2016

Echando un vistazo al pasado III: «Historia de dos ciudades», de Charles Dikens


¡Hola mis cyberamores!

Lo siento, lo siento, lo siento mucho por la ausencia, pero resulta que además de mi internet falló mi computadora y bueno, fue un caos. La parte buena es que la crisis ha pasado, así que esperen reseñas los próximos fines de semana, porque tengo mucho que compartirles. Hoy, por ejemplo, les traigo esta obra del Sr. Dickens.

 

Historia de dos ciudades es una de las novelas del escritor británico Charles Dickens, publicada en 1859. Esta novela es particularmente distinta a las demás que escribió, las cuales se basan en su mayoría en historias protagonizadas por niños o adolescentes y muestran una intención de reprimenda o denuncia de la sociedad británica de la época. En esta novela histórica se narra la vida en el siglo XVIII, en la época de la Revolución francesa.

Al mismo tiempo la historia se desarrolla en dos países: Inglaterra y Francia, y en las ciudades de Londres y París, respectivamente en la época de los albores de la Revolución francesa. La primera ciudad simbolizaría de algún modo la paz y la tranquilidad, la vida sencilla y ordenada; mientras la segunda representaría la agitación, el desafío y el caos, el conflicto entre dos mundos en una época en la que se anuncia drásticos cambios sociales.

 

«Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, la edad de la sabiduría, y también de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación. Todo lo poseíamos, pero no teníamos nada; caminábamos en derechura al cielo y nos extraviábamos por el camino opuesto. En una palabra, aquella época era tan parecida a la actual, que nuestras más notables autoridades insisten en que, tanto en lo que se refiere al bien como al mal, sólo es aceptable la comparación en grado superlativo.».

 

Mi opinión:

Cuando escuché de este clásico, francamente, me daba repelús agarrarlo, ya que había escuchado que Charles Dickens podía ser un poco rebuscado. Sin embargo, nada más empezar a leer, nada más toparme con la cita que les presento arriba, quedé enganchada a la novela. Y conforme iba leyendo, fui comprendiendo a algunos autores a los que he leído y que mencionan este texto. Me parece curiosa la forma en cómo lo que leemos impacta en nuestro trabajo como escritores. Quiero decir, a lo mejor no es una regla que se aplique a todo el mundo, pero creo que sí lo hace en la gran mayoría.

Historia de dos ciudades tiene muchos elementos en los cuáles fijarse. A mí, en lo personal, la crítica social que se presenta me parece que queda un tanto opacada. Ojo, digo «un tanto», porque sí que hubo elementos en los cuales me fijé inevitablemente. Las parisinas con su labor de calceta, Dios, eso nunca lo podré olvidar, en especial a ese personaje que se afanaba en ello sin descanso; o la guillotina, siempre había escuchado de ella, visto películas donde hace acto de presencia, pero en este libro se le menciona de una forma tan cruda y espeluznante.

La narración de Charles Dickens es, debo decirlo, a la antigüita. No obstante la lectura no se hace pesada, salvo quizás en unos cuántos diálogos, pero en general me pareció una lectura amena y agradable.

Respecto a la trama, uff, es tan enriquecedora, definitivamente romántica y trágica. Cada personaje está perfectamente definido, y aunque pudiera parecer un cliché, lo cierto es que la trama de esta novela va cobrando fuerza y complejidad conforme pasa cada página. Y el final, por Merlín, el final es sublime, y yo en lo particular no pude retener las lágrimas.

En resumen, una novela preciosa, muy sentimental y que tengo que tener en mi biblioteca impresa sí o sí.

¿Y ustedes? ¿Se han leído esta novela antes? ¡Tecleen, que yo los leo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡ESCRIBE TU COMENTARIO!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...