BENBENUTO

BENBENUTO

Que tu estancia aquí sea placentera, y que mis letras logren llevarte a la reflexión, al análisis pero sobre todo, que te sirvan de aliento, de consuelo y apoyo. No estás solo, escritor novel. Yo camino a tu lado, hoy y siempre.

¡Préstame tus ojos!

Por favor, si detectas algún inconveniente visual (como que las entradas no se puedan leer) notifícamelo por cualquiera de los medios de contacto (mail, twitter o Facebook) para arreglarlo de inmediato. Este es un blog dirigido por una administradora invidente, y necesito de tus ojos para asegurarme de que todo luce espléndido ;-)

lunes, 20 de marzo de 2017

Reseñando a Kim Pantaleón, de Wattpad


¿Hola? ¿ello? ¿Buenas noches? ¿Buenos días? Bah…Que luego de un siglo me aparezco…al cabo que es mi blog y hago con él lo que se me venga en gana…

No, ya hablando en serio, no sé dónde meter la cabeza por la vergüenza que siento por haber tenido tanto tiempo abandonado este blog. ¿Explicaciones? Mi salud, que días me deja levantarme y días no, días me deja leer un libro y otros no. Y ni hablemos del uso de la computadora…ha sido una temporada bastante difícil para mí, siendo honesta, pero poco a poco me he ido recuperando y aquí estoy, viniendo a hablarles de una chica de Wattpad de cuyo trabajo me enamoré a pesar de sus erratas.

Kim Pantaleón ama el terror y sobre ello escribe. Yo la descubrí por una actividad que otra chica de Wattpad organizó. Por turnos, todas teníamos que leernos capítulo a capítulo y dejar nuestras opiniones. De todas las lecturas que le tocó a mi grupo, a Kim fue a la única a la que terminé, y es que su pluma es tan ligera, tan amena y enganchadora que bien podrías compararla con el señorón Stephen King.

“Mami, no quiero dormir”, fue el texto que nos tocó leer, a pesar de que después me enteré de que había una precuela y una o dos secuelas del mismo. La narrativa es sencilla, quizá con una que otra falta gramatical, pero qué diablos, una está tan aferrada al texto que te da lo mismo si escribe así o asá, puede que lo único preocupante sea el interrumpir la lectura antes de las 3:15 de la mañana.

Los personajes…es que joder, entre los personajes y las descripciones es imposible que no te cagues de miedo en más de una ocasión. Creo (y digo creo, porque ya tiene que leí la obra) que ninguno de los protagonistas está de más, sin contar con que su perfil psicológico es bastante bueno y creíble.

La trama…allí es donde cojea un poco, debido a la información que presenta al final y que, por la forma en la que lo hace, dicho truco es como hacer trampa, ya que no se da pistas de él con anterioridad, salvo en la precuela (la cual, según declaraciones de la propia autora, escribió después). Aun así se lo perdono, por…porque la precuela está para chillar a lágrima viva y por haberme mantenido enganchada hasta el final.

¿Recomiendo a esta autora? Definitivamente… ¡SI!

sábado, 28 de enero de 2017

Reseña: «La gárgola», de Andrew Davidson




 

Datos:

Título del libro: La gárgola.

Autor: Andrew Davidson.

ISBN: 8432231789

Número de páginas: 495

Año de publicación: 2008

 

Sinopsis:

Una noche, mientras conduce por una carretera oscura, un hombre atractivo y exitoso pierde el control del coche cuando divisa una multitud de flechas acercarse hacia él. Despierta en el hospital, con quemaduras sobre todo su cuerpo. Ahora es un monstruo; su vida parece haber terminado.

Todo cambia cuando una inquietante paciente de psiquiatría comienza a visitarle. Su nombre es Marianne Engel y asegura ser una escultora de gárgolas que lo conoció en el siglo XIV, cuando él era un mercenario y ella una monja amanuense recluida en un monasterio. Durante días le relatará cómo se amaron en la Edad Media y, como si de Scheherazade se tratara, le contará cuatro historias de amor absoluto que le harán volver a la vida. ¿Está loca Marianne o es cierto que tiene más de setecientos años y que su amor pervive en el tiempo y aún tiene algo por desvelarles?

 

Mi opinión:

Después de terminar “Yo antes de ti”, tenía toda la intención de leerme algo ligero, pero resultó que la novela que escogí (La gárgola) mantuvo mi cerebro trabajando y en ocasiones, robándome el sueño porque, de una u otra forma fue imposible que mi yo psicóloga saliera a relucir y entrara en conflicto junto con el protagonista.

La narración de la obra está en primera persona, todo desde la perspectiva de él, cosa que se agradece (venga, hay que variar la cosa de vez en cuando) Creo que lo que más me ha encantado ha sido las descripciones, fue un poco como leer a Stephen King, aunque el autor conserva su propio estilo, presentándote todo el proceso de rehabilitación de un quemado, con sus partes científicas, sangrientas, románticas y hasta sarcásticas. El autor tiene su toque, vaya, eso no puedo negarlo, si bien considero que el inicio es un pelín lento.

Los personajes…pues es que hay de todo, aunque curiosamente me quedo con uno de los secundarios. Cada personalidad está bien marcada y, a pesar de que la historia está en primera persona, podemos apreciar con bastante claridad los sentimientos e ideas del resto de participantes desde los ojos del protagonista.

La trama: creo que ahora le llamarían novela histórica… A saber, soy malísima para los géneros. La cuestión es que la trama me ha dejado un regusto amargo (por eso le di el tres en goodreads), y es que el final simplemente me ha hecho pensar si valió la pena el haber invertido mi tiempo para leerla. Creo que la parte psiquiátrica se manejó tan bien, que esperaba lo mismo del lado de la fantasía (ya sé, mezclar ambas cosas es muy difícil), pero al final, al menos para mí, la fantasía me decepcionó por completo.

¿Recomendable? Si lo único que buscas es romance y misterio y no vas en plan criticón, sí. No es una mala novela, pero definitivamente no se quedará entre mis consentidas.

¿Y ustedes? ¿La han leído antes? ¡Tecleen, que yo los leo!

domingo, 15 de enero de 2017

Reseña: «Yo antes de ti», de Jojo Moyes (comparación entre libro y película)


Advertencia: esta reseña contiene spoilers que tal vez no te gustarán así que, si no te has leído el libro, mejor no sigas adelante.

 

¡Hola a todos!

Primera reseña del año, primera reseña que escribo en mi nueva lap… Y por supuesto, tenía que abordar esta novela cuyo tema ha sido tan polémico y seguirá siéndolo hasta el fin de los días, creo yo: Yo antes de ti.

Resumen

Louisa Clark sabe muchas cosas. Sabe cuántos pasos hay entre la parada del autobús y su casa. Sabe que le gusta trabajar en el café Buttered Bun y sabe que quizá no quiera a su novio Patrick. Lo que Lou no sabe es que está a punto de perder su trabajo o que son sus pequeñas rutinas las que la mantienen en su sano juicio.

Will Traynor sabe que un accidente de moto se llevó sus ganas de vivir. Sabe que ahora todo le parece insignificante y triste y sabe exactamente cómo va a solucionarlo. Lo que Will no sabe es que Lou está a punto de irrumpir en su mundo con una explosión de color. Y ninguno de los dos sabe que va a cambiar al otro para siempre.

Yo antes de ti reúne a dos personas que no podrían tener menos en común en una novela conmovedoramente romántica con una pregunta: ¿Qué decidirías cuando hacer feliz a la persona a la que amas significa también destrozarte el corazón?

 

Mi opinión:

Qué tema tan difícil el abordado en esta novela: tetraplejía y eutanasia. Siempre creí que después de haber leído “La decisión más difícil”, no volvería a encontrar otra novela que me desgarrara así el corazón, pero Yo antes de ti lo ha conseguido. Me reí, lloré de impotencia, reflexioné en mi cuarto mirando al techo, psicoanalicé a los personajes, recordé experiencias propias y pese a todo, a toda esa maraña de cosas que para muchas personas sería lo más lógico y coherente, mi actitud ante la eutanasia sigue siendo la misma: a favor de ella.

He leído muchas opiniones respecto a la eutanasia. Sé que la iglesia está en contra. Vaya, en mi país está prohibida. Joder, soy conferencista de superación personal, pero también he visto y he vivido el sufrimiento tan de cerca, que la eutanasia me parece una acción misericordiosa. Mientras leía este libro, no pude evitar ponerme en la piel de Will y recordar, aquella vez en donde su servidora también intentó suicidarse y le pusieron una “niñera”. Recordé cuando estuve atrapada en la prisión de mi propia cabeza por culpa de mi enfermedad durante varios meses, y juro que quise morirme. No solo por no distinguir entre realidad y pesadilla, o por el infernal dolor por el que pasaba mi cuerpo al sufrir los ataques, sino por el hecho de perder mi intimidad. Suena estúpido, ¿a que sí? Pero no tienen idea de lo horrible que es el no poder tirarte un pedo a gusto en tu habitación porque te avergüenza horrores que esté ahí la enfermera.

Pensé en mi abuelo, que se fracturó la cadera, y a él sí tenían que limpiarle el culo. Y no todos los enfermeros eran amables o cuidadosos. Es cierto, en la novela nos presentan un sinfín de posibilidades para que Will siga adelante con su vida y cambie de parecer, pero hay una cosa que la gente no entiende hasta que lo vive: no importa cuánto observes al paciente, jamás sabrás cuánto sufre, física, mental y emocionalmente. Y no importa el tamaño del sufrimiento de la persona, no se trata de que fulano aguante más que sultano, simplemente es su dolor, su decisión, y merece ser respetada. Ni hablar del hecho de que no todas las personas tienen la cantidad de dinero como para darse los lujos que se daba Will.

Por otra parte, y, como bien lo dice arriba, ninguna persona puede cambiar a otra. Eso es algo que me ha encantado. Louisa lo intenta con desesperación, pero con resultados nulos. No porque Will no la quiera, o porque no agradezca todo lo que hizo por él, sino porque la decisión está tomada y porque él es como es. Esto es algo que hasta la fecha muchas mujeres no hemos entendido: los hombres que son alcohólicos, mujeriegos o drogadictos no van a cambiar solo por el poder de nuestro amor. Eso no existe mas que claro, en las novelas románticas o en las pelis. Crudo, pero cierto.

Y finalmente…. Pensé en un tetrapléjico que apenas y conocí en un foro de literatura. Se llama Daniel, y mentiría si no dijese que me quedé pasmada de oírlo hablar. No sé si era guapo, pero no podía moverse del cuello para abajo, culpa de un accidente. Y aun así escribía poesía, dictándole a otra persona que muy amablemente era sus manos. Hay tres cosas que nunca olvidaré de ese escritor: 1) Su primera frase fue: “yo volví a nacer después del accidente”. 2) Cuando una persona le pidió que escribiera su nombre en una libreta, él simplemente respondió que sí, pero que por favor colocara el lapicero en su boca. Y escribió su nombre. Y 3) El hecho de que ese día me reí de mí misma pensando en lo estúpidos que somos los seres humanos por valorar cosas tan banales.

¿Recomendaciones? No juzguen. Para mí, esa es una ley de la vida. Pero por encima de todas las cosas, sean felices, ya tengan mucho o poco, la vida es un regalo y solo podemos vivirla una vez.

Ya saben, dudas, comentarios o sugerencias, ¡tecleen que yo los leo!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...