BENBENUTO

BENBENUTO

Que tu estancia aquí sea placentera, y que mis letras logren llevarte a la reflexión, al análisis pero sobre todo, que te sirvan de aliento, de consuelo y apoyo. No estás solo, escritor novel. Yo camino a tu lado, hoy y siempre.

¡Préstame tus ojos!

Por favor, si detectas algún inconveniente visual (como que las entradas no se puedan leer) notifícamelo por cualquiera de los medios de contacto (mail, twitter o Facebook) para arreglarlo de inmediato. Este es un blog dirigido por una administradora invidente, y necesito de tus ojos para asegurarme de que todo luce espléndido ;-)

domingo, 27 de diciembre de 2015

Reseña: «La casa de las bellas durmientes», de Yasunari Kawabata


 
Datos:
Título del libro: La casa de las bellas durmientes.
Autor: Yasunari Kawabata
Editorial: Caralt.
ISBN: 8421726080
. Año de publicación: 1961
Número de páginas: 112

Sinopsis:
El viejo Eguchi, un solitario anciano, llega a una posada. En ella los hombres mayores pagan para dormir con bellas jóvenes, adormecidas de antemano y sin tocarlas. La finalidad es revivir los recuerdos que puede producir la juventud tan cercana. Y es así como el anciano Eguchi, sin saberlo, empieza a recordar a una mujer de su juventud y el romance que vivieron durante su huida amorosa.
«Es una obra maestra esotérica, es la obra máxima de Kawabata y una de las creaciones más valiosas de la literatura japonesa» —Yukio Mishima.
«Breve, bella y profunda, deja en el ánimo del lector la sensación de una metáfora cuyos términos no son fáciles de desentrañar» —Mario Vargas Llosa.

Mi opinión:
Y llegamos a la última reseña del año. 22 libracos leídos en el transcurso del mismo (o al menos, 22 reseñados), pero ya haremos el recuento de estos el día 31.
Ahora, enfoquémonos en este:
«La casa de las bellas durmientes» es un libro que me daba curiosidad. Me habían dicho que Gabriel García Márquez se había plagiado esta novela a la hora de escribir «Historia de mis putas tristes», aunque al parecer el argumento que se dio fue que esta última estuvo más bien «inspirada» en la primera. La cosa es que, siendo honesta, fue el morbo lo que me instó a leer ambas novelas para compararlas.
No me voy a meter con el tema del plagio porque si a esas vamos, puedo poner un millón de ejemplos que engloban a las novelas juveniles más actuales (como los juegos del hambre) y textos de renombre de antaño, aunque sí quiero recalcar que el parecido entre ambos textos es tremendamente similar. No idéntico, afortunada o desafortunadamente, aunque sí se nota que el señorón Márquez «se inspiró» en esta obra para escribir la suya.
La narración de esta novela es impecable, en serio. Quizás de repente se torne un tanto tediosa, pero hay magia en las palabras de esta obra, emociones intensas descritas con una sencillez y elegancia que nunca antes había visto. Delicada, metafórica, incluso con toques de melancolía y añoranza, «La casa de las bellas durmientes» te lleva atrás y adelante en un vaivén entre pasado y presente, tan sutil que sin quererlo te encuentras sumido en los recuerdos del protagonista, replanteándote tus propios conceptos y perspectiva de la vida.
Sobre los personajes…es una cosa muy curiosa. Los secundarios parecieran no tener importancia, porque llega un punto en donde sólo te interesa el protagonista y sus remembranzas, y sin embargo la presencia de los secundarios es infalible, tan fuerte que no puedes ignorarlos y cuando vienes a ver ya están allí, tan reales como el principal, palpables y con una personalidad fuertemente marcada.
La trama…la trama es exquisita. Soberbia. Es la esencia del erotismo, de la perversión, me atrevo a decir que del sado, y que con todo el respeto que se merecen los escritores de erótica actuales (y que conste que lo dice una bruta de la erótica), viene a escupirles en las portadas a los libros de este género que últimamente han salido. No tengo palabras para describir lo que la trama me ha dejado, salvo que he quedado conmocionada, gratamente conmocionada. Sublime, magistral, esta novela habla de una persona que recuerda, evoca a las distintas mujeres que han influido en su vida, en su forma de ser y de ver el mundo. Hay sexo sin rozarse, hay amor, instintos animales que despiertan sólo con mirar y sin necesidad de ser vampiro, maldición, que esta obra es poesía y casi porno a la vez. No puedo más que quitarme el sombrero ante ella, y decirle, al señorón Gabriel García Márquez, que me dispense, pero que no le llega ni a los talones.
Sin más que añadir, amén por el erotismo bien narrado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡ESCRIBE TU COMENTARIO!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...