BENBENUTO

BENBENUTO

Que tu estancia aquí sea placentera, y que mis letras logren llevarte a la reflexión, al análisis pero sobre todo, que te sirvan de aliento, de consuelo y apoyo. No estás solo, escritor novel. Yo camino a tu lado, hoy y siempre.

¡Préstame tus ojos!

Por favor, si detectas algún inconveniente visual (como que las entradas no se puedan leer) notifícamelo por cualquiera de los medios de contacto (mail, twitter o Facebook) para arreglarlo de inmediato. Este es un blog dirigido por una administradora invidente, y necesito de tus ojos para asegurarme de que todo luce espléndido ;-)

sábado, 28 de febrero de 2015

Reseña: Canción de hielo y fuego (Vol. 2, 3, 4, 5), de George R. R. Martin



Títulos a reseñar:

Canción de hielo y fuego #2: Choque de reyes.

Canción de hielo y fuego #3: Tormenta de espadas.

Canción de hielo y fuego #4: Festín de cuervos.

Canción de hielo y fuego #5: Danza de dragones.

 

Sí, ya sé, sólo a mí se me ocurre reseñar cuatro libros a la vez, y de la complejidad que suelen ser los libros de George R. R. Martin, pero oigan, algo tenía que hacer en este mes y medio de ausencia. Quizás se pregunten por qué no reseño uno por uno, pero para ello, o sea, para lanzar una reseña realmente objetiva, tendría que volver a leerlos uno a uno, a fin de no mezclar sucesos. Y sin ofender al señor Martin, pero hay otros libracos que esperan caer en mis manos.

Así pues, vamos a ello:

Tengo que decir que Martin mejora tremendamente en los siguientes libros. En mi reseña de: «Juego de tronos», me vi venir cada una de las traiciones e intrigas, pero a partir de «Choque de reyes» el autor consiguió sumergirme en su juego y engatusarme bien con su encanto para narrar y presentar los hechos, hasta tal punto que bajé la guardia por completo, y me dediqué simplemente a disfrutar de la historia.

Contraria a otras narraciones de tipo épico, Martin tiene el talento y el cuidado de hacer que su narrativa sea ligera y bien llevadera. Continúa presentando descripciones poco densas, aunque sustanciosas en el justo momento, sin preocupar por detallar aspectos, entornos o personajes que no vienen al caso. No obstante, me ha parecido que en algunas ocasiones tiende a ocupar un mismo calificativo para personajes de relleno (por ejemplo, ocupa seguido la expresión «picado de viruela» a la hora de describir a los posaderos o a los malotes del camino) que, si bien no es un pecado, sí que me ha saltado a la vista y me ha hecho fruncir el ceño, confundiéndome y haciendo que me preguntara si no era el mismo tipo que había aparecido en páginas anteriores.

Sobre los personajes…hay una cosa muy curiosa en ellos, y es que mientras algunos evolucionan rápidamente (como Jon Nieve) hay otros que tardan en avanzar (como Sansa), y otros más cuya personalidad se mantiene notoriamente y se realza en las situaciones de mayor intensidad. Tengo que reconocer que mantener a tantísimos personajes en diferentes estados de transición es todo, todo un reto, porque requiere de una gran concentración. Quienes escribimos podríamos resumir este fenómeno como: «cambiar de casete», pero es mucho más complejo que eso. A veces, las personas piensan que para escribir una historia sólo hace falta que se te prenda el foco para poder sentarte a escribir, pero lo cierto es que hay mucho más detrás de este humilde oficio. En especial, cuando manejas a tantos personajes como lo hace Martin. Para empezar, la historia, el libro tiene su propio tono, un ambiente que reina en todas y cada una de las páginas, pero dentro de esas páginas, están los personajes. Cada personaje tiene su personalidad, su voz dentro de la misma voz del propio libro, y su forma de percibir el universo en el que coexisten. Dicha personalidad puede mantenerse, o retroceder, o avanzar a grandes, cortos o medianos pasos, y eso, no se consigue en una página o dos. Si tuviera que hablar de un maestro de personajes, el mejor en trabajar el constante cambio de sus personalidades, ese sería Martin, sin duda, y le hago una florida reverencia por ello.

La trama…tengo sentimientos encontrados acerca de la trama, porque siento que hay una historia y no la hay. En mi humilde opinión —muy humilde, aclaro, antes de que una horda enfurecida de fans me caiga encima— la guerra (por llamarlo de alguna forma) ha sido sólo un pretexto para contar las historias individuales de cada uno de los personajes. Para mí, ha llegado el punto en el que poco me importa la guerra, y eso resulta…me resulta extraño y fascinante a la vez, porque nunca antes me había pasado tal cosa. Me interesa más ver cómo x o y personaje va a acabar o a resolver sus conflictos, que la guerra en la que todo el universo se ve inmiscuido, de una u otra forma. Pienso más en los personajes que en una «gran batalla final», a diferencia de como me ha pasado en otras sagas. ¿Y eso es malo o bueno? Ninguna de las dos, simplemente es una cosa muy curiosa.

Para finalizar, creo que Canción de hielo y fuego no es para todos. Hay mucha gente a la que estoy segura se le haría pesado leer los libros, debido a la gran cantidad de personajes y a lo densas de sus personalidades, no obstante, puedo afirmar que, si vieran la serie de televisión, la cosa cambiaría. Y nada tiene que ver con que les guste o no leer, sino que simple y sencillamente, para algunos es fácil retener descripciones textuales, y para otros, es más sencillo guardar en su memoria las caras, las imágenes y los sonidos que envuelven tal o cual escena. Por eso, pienso que si planeas sumergirte en estas maravillosas novelas, debes hacer gala de una buena memoria, porque el resto (el entretenimiento, la emoción y el enganche) te lo proporcionará Martin sin escatimar ;-)

Y ya saben, dudas, comentarios o reseñas, ¡tecleen que yo los leo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡ESCRIBE TU COMENTARIO!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...