BENBENUTO

BENBENUTO

Que tu estancia aquí sea placentera, y que mis letras logren llevarte a la reflexión, al análisis pero sobre todo, que te sirvan de aliento, de consuelo y apoyo. No estás solo, escritor novel. Yo camino a tu lado, hoy y siempre.

¡Préstame tus ojos!

Por favor, si detectas algún inconveniente visual (como que las entradas no se puedan leer) notifícamelo por cualquiera de los medios de contacto (mail, twitter o Facebook) para arreglarlo de inmediato. Este es un blog dirigido por una administradora invidente, y necesito de tus ojos para asegurarme de que todo luce espléndido ;-)

miércoles, 24 de abril de 2013

Reseña «El tiempo de Ann»; de Andrea Rodríguez




Datos:

Autora: Andrea Rodríguez

Género: novela histórica.

Editorial: Ediciones Frutilla

Número de páginas: 408

ISBN: 9789873325403



 

Sinopsis:

Annabella tiene mucho a lo que enfrentarse en su primer año de universidad. Eso será fácil en comparación cuando tenga que poner la cara a un suceso inesperado y prácticamente imposible: ha viajado en el tiempo, y como si estar en el año 1723 no fuera poco, descubre que tampoco está en Argentina, sino en una España totalmente diferente a la actual. Entenderá, tristemente, que en esa sociedad no hay lugar para una chica de ropa extraña, y que cualquiera puede arrebatarle lo que es suyo. Pero estará dispuesta a pelear por sus derechos ahora inexistentes, y al encontrarse con el mismísimo Príncipe de Asturias, sabrá, con certeza, que los príncipes azules no existen. Ann debe demostrar que es fuerte e inteligente para salir adelante, principalmente, cuando se convierte en la pequeña obsesión de Estéfano.

 

Mi opinión:

Es la primera vez que leo una novela de corte histórico, eso claro si no se cuenta «El príncipe y el mendigo». Ahora bien, decir que me animé a leer este libro debido a que Fuego hacía comentarios bastante decentes al respecto, así que tenía curiosidad de ver cómo la autora manejaba el tema.

Normalmente, soy de decir si una novela me ha atrapado, si no me ha gustado, si es aceptable o medianamente aceptable. No obstante, con «El tiempo de Ann» no podré hacerlo, ya que si digo que me ha encantado estaría mintiéndome a mí misma, y si digo que he odiado la novela estaría desprestigiando a la autora, además de que no sería justo ya que creo que hay puntos que pueden rescatarse.

Ann es una chica universitaria, argentina, de unos 18 años aproximadamente, que por azares del destino viaja a través del tiempo para caer en un lugar que no es su Argentina, y en una época que tampoco es la suya; pero sobre todo, en donde tendrá que hacer frente a situaciones tan cruentas que ella nunca creyó que podrían pasarle a ella.

Comenzaré diciendo que el cómo la autora ha manejado el lenguaje de la protagonista me ha gustado mucho. Parece un poco obvio que siendo ella argentina fuese a poner la forma de hablar propia del país, pero al menos a mí me ha parecido un detalle muy significativo, ya que le ha dado un aire diferente a su personaje. Estoy más acostumbrada a ver protagonistas americanas, españolas, pero poco a latinas y qué, encima, se expresen de forma tan característica a su país.

Otro punto a resaltar son las descripciones. Todo logra visualizarse con claridad, en especial los entornos, tanto los naturales como las grandes casonas o los lujosos castillos, incluso, por qué no decirlo, puedes verte parado entre los muchos personajes que se mencionan en esta historia, respirar el aire fresco de los bosques y sentir el calor abrazador de Madrid en verano. Lo único que recomendaría a la autora —y a su editorial— es darle una repasada al texto, ya que hay una cantidad considerable de erratas ortográficas y de redacción —tampoco es como para que te sangren los ojos—, que seguro si son arregladas harán la lectura más fácil y fluida.

Poco sé de costumbres antiguas, así que no puedo opinar al respecto, lo único que sí me saltó a la vista fue el hecho de que a Ann tuviesen que vestirla, mientras que el príncipe, en una de sus primeras escenas, se ha vestido solito sin más ni más. Repito, poco sé del tema, así que no sé que tan bien o mal lo ha hecho la autora al respecto.

Otra cuestión que me ha gustado es la explicación que Andrea ha dado al viaje de Ann al pasado, se me ha hecho un dato bastante convincente; tal vez un poco flojo, es decir, creo que la autora podría darle más fuerza o sacarle más provecho, pero si lo deja así, tampoco pasa nada. También he de decir que me ha admirado mucho cómo la autora da bases reales a uno de los cuentos de hadas, incluso, cuando se menciona la primera vez parece no tener mucho sentido, pero cuando se retoma en las últimas páginas, se nota no sólo la originalidad de la escritora, sino el mensaje que hay de trasfondo: nunca seas tan incrédulo, porque son los sueños, las ilusiones las que te mantienen de pie.

Ahora bien, el aspecto de la violación:

ADVERTENCIA: a partir de aquí se revelarán Spoilers, así que si no quieres enterarte de la trama central de la novela, mejor no sigas leyendo.

A ver, voy a intentar explicar mi punto de vista de forma más clara, e intentando no herir a nadie, ya que mis comentarios hechos con anterioridad parecen haber ofendido a la autora y les aseguro que nunca ha sido esa mi intención.

En primer lugar, hay que reconocerle a la escritora el valor que tuvo por haber tratado este tema de las violaciones ya que, dichos temas, pese a los tiempos que corren, parecen estar prohibidos, o quizás son considerados temas de conversación tan atroces que es mejor no tocarlos. La cuestión es que no porque no se hablen van a dejar de existir. Mientras muchos de nosotros vamos por la vida cantando y bailando, cientos de mujeres son golpeadas y abusadas sin que nadie salga a defenderlas.

Sin embargo, creo que la cuestión no ha sido tratada como se debería haber hecho. Es cierto, se advierte que esta novela no fue escrita para personas sensibles, de la misma forma que se advierte del contenido de violencia sexual, pero eso no es lo que a mí me ha molestado.

Lo que me ha indignado es que la novela te presente la siguiente situación: chica violada acaba enamorada de su violador. Para empezar, Ann —la protagonista—, no reacciona como una mujer violada, al menos no la primera vez que la violan. Cuando la violan la segunda vez sí tiene reacciones más creíbles, ¿pero sólo porque la golpean? No, discúlpenme, pero una violación, con o sin golpes, es una violación y ninguna mujer violada que yo conozco ha reaccionado así, no se recupera ni en un mes, ni en dos, incluso, transcurrido el año de mucho trabajo psicológico, es que comienzan a mostrarse mejorías y, hasta eso, siempre queda una cicatriz de por vida.

Ahora bien, la autora ha explicado por ahí que se ha basado en un tipo muy raro de síndrome de Estocolmo, y está perfecto, todo mundo tiene derecho a basarse en lo que guste para crear su novela, lo que a mí me ha mortificado es que esto de que la protagonista se enamore de su violador  parece ser de lo más común, de lo más normal, incluso se muestra como algo lindo y muy romántico, cuando en primera instancia, no es normal. Si la autora al final explicara eso, que la protagonista sufrió de un síndrome de Estocolmo muy raro yo no me quejaría, pero no hace la aclaración.

Mi preocupación no es que una chica violada venga, lea la novela y se ofenda. Todo lo contrario, mi molestia es que, las chicas —y cualquier mujer en general— que gracias a los Dioses no hayan sufrido una situación de estas, venga, lea la novela y se trague el cuento de que es de lo más tierno el que una violada se enamore de su violador. No es tierno, no es romántico, y no es lo normal. Peor, me preocupa el hecho de que, una chica, acabada de leer esta novela, se tope con otra muchacha que ha sido violada y, como ni supera el acontecimiento tan rápido como lo hace Ann y mucho menos, se enamora de su violador, la tilde de dramática o exagerada.

Seguramente me van a decir: Itza, todo mundo sabe que al leer una novela lo que se muestra ahí es pura fantasía, pero, permítanme decirles, que no todas las jovencitas que leen novelas creen eso, muchas se beben todas y cada una de las palabras que en el texto se plasman. Por eso insisto con esto de que tengamos cuidado con lo que contamos y cómo lo contamos, muchas veces, creemos que nuestros actos —o en este caso, nuestros textos— no van a tener repercusiones, o que muy poca gente lo va a leer.

Con esto no quiero decir que hay que enviar a la hoguera a la autora. Para nada, simplemente digo que si se hiciera esa aclaración al final del libro sería diferente, incluso dotaría a la obra de una muy buena credibilidad, demostraría que la autora se ha documentado más que bien.

Ahora que si poco te importa lo realista que pueda ser el libro, si eres de las que lee romance o histórica sin hacer un análisis muy profundo de la obra, pues adelante, esta es tu novela.

Yo la verdad espero leer más de Andrea Rodríguez, porque independientemente de lo ya expresado, creo que es alguien que tiene talento, y no me disgustaría leer otro texto suyo. Bueno, más bien, me gustaría ver la evolución de ese talento.

 

 

¿Y ustedes? ¿Están dispuestos a emprender la travesía temporal al lado de Ann? ¡Tecleen!

 

Se agradece a ebook tours por el ejemplar.

4 comentarios:

  1. ¡Tranquila! Para nada me ofendí :) Entiendo muy bien tu punto de vista, si bien no lo comparto totalmente, hay cosas en las que estoy de acuerdo. Como ya dije no compartía en aclararlo porque me parece que bastaba con decir "es un síndrome" nada aquí es "normal". Pero si es cierto que muchas jovencitas no tienen ni idea de lo que es un síndrome de estocolmo. Quizás por ese lado convendría esclarecer que es un síndrome de estocolmo y como funciona.

    Por otra parte, estoy corrigiendo el libro, desde hace ya semanas. Desde ortografía hasta costumbres y vestimenta! jaja pero la verdad que es un proceso muy lento. Espero poder terminarlo pronto para dar un mejor producto.

    Agradesco que lo hayas leido y hayas sido sincera en tu reseña.
    Besos, y tranquila, que no me enoje, para nada. Respeto las opiniones de todos :D
    Suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Fiu, menos mal, ya me figuraba recibiendo una carta con ántrax o algo así xD
      No te apresures mucho con las correcciones, en efecto es algo que toma tiempo, y a veces luego de que corregimos —y cuando creemos que todo quedó listo—, aparecen nuevas erratas. Otra cosa que se me olvidó mencionar es que en varias ocasiones haces uso del «Pero sin embargo», cuando esto es un pleonasmo, es decir, o se pone «Pero», o «sin embargo», pero no ambas, porque es como si estuvieses diciendo: «pero pero».
      Espero pronto leer algo tuyo de nuevo, me ha gustado mucho cómo encuadraste el cuento de la bella durmiente (aunque he de admitir que no es mi favorito) xD
      ¡Ánimo en todo, sigue puliéndote, sigue escribiendo! N.n

      Eliminar
  2. a ver si me la leo!! ^v^

    besos!!! ^-^
    http://valerie-historiastipoanime.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Anímate, no te dejes influenciar por mí (lo sé, debería decirte lo contrario, jajaja, pero me gusta que cada uno se haga su propia opinión al respecto), verás que dejando de lado lo controversial que pueda tener el libro, la autora tiene lo suyo ;-)
      ¡Un saludo, nos leemos!

      Eliminar

¡ESCRIBE TU COMENTARIO!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...