BENBENUTO

BENBENUTO

Que tu estancia aquí sea placentera, y que mis letras logren llevarte a la reflexión, al análisis pero sobre todo, que te sirvan de aliento, de consuelo y apoyo. No estás solo, escritor novel. Yo camino a tu lado, hoy y siempre.

¡Préstame tus ojos!

Por favor, si detectas algún inconveniente visual (como que las entradas no se puedan leer) notifícamelo por cualquiera de los medios de contacto (mail, twitter o Facebook) para arreglarlo de inmediato. Este es un blog dirigido por una administradora invidente, y necesito de tus ojos para asegurarme de que todo luce espléndido ;-)

sábado, 26 de enero de 2013

Talento en la red II: Demian



Antes que nada, una disculpa por no sacar teclas musicales esta semana, pero la universidad y con ello, la tesis, me traen del tingo al tango y por eso no pude colgar una canción.

Por otra parte, informarles que Ekibyo, el segundo tomo de la saga Destino ya tiene portadas, y que se está realizando una dinámica para que voten por su portada favorita, además de que claro, den su opinión. Ya saben que tanto la diseñadora como yo estamos abiertas a sugerencias. Si tienen alguna idea de cómo mejorarlas o de si algo no les parece con ellas, adelante, sin pena pueden expresarlo en los comentarios de la entrada, o bien escribirme directamente a mi correo: tess_itza_ortaceli@hotmail.com

Aquí está el link que los llevará a la entrada donde podrán ver las portadas:

 


 

Ahora sí, pasemos a lo que nos concierne.

Así es, llegó el momento de continuar con la siguiente candidata a entrar en esta sección: la señorita Demian, escritora de fanfics y textos propios en Potterfics.

De nueva cuenta, a esta autora la conocí por una casualidad, de esas veces en las que te pones a ver la lista de actualizados y, luego de un montón de títulos con «1D» —no me malinterpreten, yo ni siquiera conozco al grupo, pero ver ese número y esa letra tantas veces marea— como bandera, encontré uno que me llamó la atención: «Tengo ganas de ti». Guiada más por una corazonada que por otra cosa, me adentré en este original —sí, original—, pero como no estaba terminado —más bien, no tiene mucho que lo empezó—, no podía hacer una crítica al respecto, no en este blog.

Pese a ello, dejé mi respectivo comentario en el capítulo, explicándole también a la autora que estaba interesada en hacerle una crítica cuando la trama estuviese más avanzada. Así pues, Demian me remitió a otra de sus creaciones, la cual sí estaba terminada y que podía criticar si gustaba.

Y ahí dije yo, frotándome las manos y con cara maliciosa: «siii, ñaca-ñaca, la criticaré…», pero el tiro me salió por la culata cuando vi la cantidad de capítulos: ¡cincuenta y uno! Bueno está, por ponerme Ryddle de antemano ¬¬

Así que respiré hondo y me dije: «vamos, Itza, no te defraudará…»

¿Y qué creen?

Van a tener que seguir leyendo la nota para enterarse.

«Dulce Locura» es el título de este… es que es muy largo para llamarlo relato, y no sé si llamarlo cuento. Vamos a dejarlo en novela corta, porque fanfic no es, ya que todos los personajes que ahí aparecen son originales; está narrado en primera persona, siendo los primeros capítulos muy confusos, a veces por la narración atropellada, otras veces por los dedazos pero también, por el cómo la autora juega con el lector. Llega un punto donde no sabes de qué rayos te está hablando el protagonista, si este es un vampiro —fue la primera impresión que me dio, y casi salgo corriendo—, si es malo, o si le están haciendo algo malo, —o a lo mejor es que yo soy muy despistada— si es un niño, o un adulto, o un adolescente el que cuenta la historia. Total que me tragué los primeros capítulos como si fuese una comedora compulsiva y con una incertidumbre de los mil demonios.

Afortunadamente, la cosa se va aclarando de a poco. Los dedazos son notorios; quizá no para hacerte sangrar los ojos, pero sí recomendaría a la autora pulir el texto, porque al final de cuentas es una bonita historia. En definitiva, a esta chica se le da mejor escribir en primera persona que en tercera —aunque en «Tengo ganas de ti» hay muy buenas descripciones—, no obstante, y este es un asunto que yo misma se lo he comentado a ella, tiende a descontrolarse con los tiempos de la narración, y este es un punto muy delicado.

A ver, si la idea es jugar con el lector, jugar con los tiempos está perfecto, pero cuando realmente no es necesario pasar del pasado al presente y viceversa es algo que puede acabar por hartarte y hacerte dejar la novela. Este fue el principal factor porque la lectura del texto se me hizo tan pesada. En mi opinión, el único momento donde habría jugado con el tiempo de los verbos sería en el capítulo uno, y eso, si la trama hubiese sido como me la imaginé al principio, cosa que no ocurre en este caso; así que en general, la narración habría quedado brillante si hubiese sido escrita toda en primera persona.

Lo grandioso de Demian es que parece tomarse el tiempo para estructurar sus personajes. Todos están bien definidos, muy sólidos, de esos que casi casi puedes tocar. Tal vez al final hicieron algo que no me cuadró del todo, pero de que son personajes bien trabajados, eso que ni qué.

La trama es buena. La trama en sí, la central, es excelente. Tiene tintes de varias películas de corte psicológico, donde se mira cómo el protagonista se va trastornando de a poco. Mas no de esos brotes psicóticos que dan de repente por una situación, sino de un proceso lento, que se va cociendo de a poco. Puedes ver de manera muy clara cómo Rubén se va perdiendo, que sí, ya venía desviándose, pero ver esa etapa de desvarío, de ver cómo su lado oscuro lucha —de forma muy realista— contra el bueno, es algo que puedes paladear con gran gusto. Nada de «vio morir a sus padres y se volvió loco». No, esto es más sutil, más bello, por llamarlo de alguna forma.

Hay romance, por más raro que parezca y, si bien a mi parecer eliminaría algunos capítulos a los que no les hallé sentido ni razón de ser, es un romance aceptable, no muy empalagoso pero tampoco a la fuerza, aunque al principio eso puede parecer, Demian se las ingenia y te ofrece explicaciones creíbles más adelante.

Y ahora, el final. Tal vez a la mayoría de las personas les parecería genial que luego de una trama oscura, con tintes del Silencio de los inocentes —o el Silencio de los Corderos, como la conozcan— tenga un «bien merecido final feliz». Bien, pues yo no soy así. Y es que por alguna extraña razón que todavía no comprendo, pensé que la historia terminaría justo de regreso en el capítulo uno. No revelaré mucho, sólo que el final no me gustó para nada, se me hizo incongruente con toda la personalidad del protagonista que Demian había estado manejando, incoherente con la propia personalidad de los malos malosos. Llámenme rara, llámenme maldita por querer para los personajes un final trágico y triste, pero creo que esta historia habría terminado con un broche de oro de haber acabado así. El que la autora le dio se me hizo muy de Walt Disney, me dio la impresión de que la escritora le tuvo compasión a sus personajes, porque quizás ya habían sufrido suficiente. Pero es que al tenerles compasión, a veces lo único que conseguimos es quitarle realismo a la historia.

Demian me dio buenas razones que podrían sustentar el final —más concretamente, el epílogo—, pero como plasma muy poco de ellas en el texto —un párrafo o dos—, estas no hacen acto de presencia lo bastante como para dejarme satisfecha.

Sin embargo, creo que esta novela tiene futuro. Creo que si la autora se lo propusiese, si la puliese, si la trabajase un tiempo y modificase una que otra cosilla, esta novela bien podría ser autopublicada en Amazon. Demian tiene ideas muy originales, cuando se lo propone y anda inspirada —porque eso sí, se nota en sus escritos cuando esta chica anda con la musa activa—logra una narración estupenda. Les invito a que la lean, a que le den su opinión acerca de su trabajo, recuerden que ustedes tienen una visión más amplia que nosotros los escritores, sobre todo tratándose de nuestros propios textos; además de que por supuesto, sus comentarios son alimento para nuestras almas literatas ;-)

Aquí les dejo el enlace a su perfil de Potterfics:

 


 

Y aquí, el enlace a Dulce locura:

 


 

¿La han leído? ¿Piensan hacerlo? ¿Les gustan las historias con finales felices? ¿O creen que necesito ser ingresada en un manicomio urgentemente? ¡Tecleen, quiero leerlos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡ESCRIBE TU COMENTARIO!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...