BENBENUTO

BENBENUTO

Que tu estancia aquí sea placentera, y que mis letras logren llevarte a la reflexión, al análisis pero sobre todo, que te sirvan de aliento, de consuelo y apoyo. No estás solo, escritor novel. Yo camino a tu lado, hoy y siempre.

¡Préstame tus ojos!

Por favor, si detectas algún inconveniente visual (como que las entradas no se puedan leer) notifícamelo por cualquiera de los medios de contacto (mail, twitter o Facebook) para arreglarlo de inmediato. Este es un blog dirigido por una administradora invidente, y necesito de tus ojos para asegurarme de que todo luce espléndido ;-)

domingo, 6 de junio de 2010

NUTRIEGOGÍA

OK, pensaba publicar esto en Potterfics, pero debido a problemas técnicos no se ha dado la oportunidad, así que les dejaré aquí el artículo.
¡Que lo disfruten! ^-^
El ego. Parte inseparable de un escritor. Es algo así como su segundo estómago. La cuestión aquí es, el tipo de nutrición que cada uno de nosotros le da y las consecuencias de ello.
Con cada halago dejado en nuestras historias alimentamos este segundo estómago. Si no las recibimos, como decían por allí, nos desnutrimos y ponemos anémicos, para finalmente enfermar y morir. Aunque no en todos los casos, hay quienes son conscientes de que no nacieron para la escritura y se limitan a leer y comentar y no sufren por ello.
¿Pero qué pasa con aquellos cuyo ego tiene una sobrealimentación? No es su culpa, eso está claro. Porque recordemos que si reciben muchas críticas positivas es que hacen notar su talento (excepto algunos casos que reciben comentarios por… por… er… ¿algo bueno deben de tener no?). Sin embargo, hay que tener cuidado al desarrollar un ego nutridito. Y digo esto porque suelen darse dos síntomas clásicos del sobreegopeso:
1. Sabelotoditis. Al recibir muchos comentarios de: « ¡tu historia es increíble, me he quedado alucinado!» Terminamos por sentirnos omnipotentes y no aceptamos que nadie nos corrija o cuestione nuestra trama. ¿Tratamiento? Es inevitable hincharnos de orgullo al recibir un halago. Quien los aborrezca algún concepto raro tendrá de esta palabra. Lo importante es que no olvidemos que somos humanos y nada tiene de malo el equivocarnos. Aceptemos nuestros fallos con humildad y aprendamos de ellos.
2. Realezalosis. Va de la mano con la Sabelotoditis. Sólo que esta es más grave, porque aparte de que no aceptamos nuestros fallos nos dedicamos a pulverizar (no a aplastar, a pulverizar) el autoestima de los novatos. Para evitar esto se recomiendan altas dosis de remembranzas. Sí, recordar que antaño fuimos novatos, con nuestros horrores ortográficos, gramaticales y de Marys Sue. Son pocos los súper dotados de nacimiento.


No obstante, el ego puede servirnos como impulso a la hora de defendernos de un plagio. Ojo aquí, porque una cosa es defendernos y otra muy distinta la agresión. Es más impactante y de renombre aquel que sin violencia verbal presenta las pruebas de que su obra está siendo plagiada, a aquel que da mil berridos y pataletas. Y se los dice alguien a la que han plagiado fuera y dentro del internet. Es cierto, no es fácil controlar la ebullición sanguínea que provoca un ego herido, mas les garantizo que los resultados de canalizarlo bien serán favorables.
La clave es buscar el equilibrio. Mantenernos en línea, sin caer en la egoobesidad ni en la egodesnutrición.
¿Tú cómo estás?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡ESCRIBE TU COMENTARIO!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...