BENBENUTO

BENBENUTO

Que tu estancia aquí sea placentera, y que mis letras logren llevarte a la reflexión, al análisis pero sobre todo, que te sirvan de aliento, de consuelo y apoyo. No estás solo, escritor novel. Yo camino a tu lado, hoy y siempre.

¡Préstame tus ojos!

Por favor, si detectas algún inconveniente visual (como que las entradas no se puedan leer) notifícamelo por cualquiera de los medios de contacto (mail, twitter o Facebook) para arreglarlo de inmediato. Este es un blog dirigido por una administradora invidente, y necesito de tus ojos para asegurarme de que todo luce espléndido ;-)

sábado, 21 de junio de 2014

Reseña: «La larga marcha», de Stephen King



Datos:
Título del libro: La larga marcha.
Autor: Stephen King.
Año de publicación: primera edición publicada en 1979
ISBN: 8497930017
ISBN13: 9788497930017
. Número de páginas: 359.

Sinopsis:
Una inquietante novela futurista donde la realidad supera a la fantasía más terrorífica.
El escenario: una sociedad ultraconservadora que ha llevado al paroxismo sus rasgos más perversos, dominada por un estado policial.
El acontecimiento: la más extraordinaria competición deportiva, una agotadora marcha a pie donde un traspié puede ser el último.
Los competidores: cien adolescentes elegidos a sorteo y decididos a pasar sobre los cadáveres de sus compañeros para llegar a la meta.
El premio: fama y fortuna para el ganador, es decir, para el único superviviente...
Solo uno será el triunfador, los 99 restantes morirán.

Mi opinión:
Primera novela de Stephen King que leo. Como ya he mencionado antes, soy una miedosa y el día que intenté leer Carrie, de este mismo autor, tuve que dejarlo porque el librito no me dejaba dormir. Desde entonces juré admirar a King desde la distancia y sin tocar cualquiera de sus libros, pero esta belleza cayó en mis manos así, sin anestesia y susurrando mi nombre poderosamente.
«La larga marcha» es eso, una competencia en donde los participantes deben caminar y caminar hasta que sus cuerpos revienten. Podría parecerse a Battle Royale, pero no, aquí los participantes no tienen permitido agredirse, concentrados únicamente en el camino que hay frente a cada cual y en poner un pie delante del otro. A lo largo de la novela vamos entendiendo varias cosas, como el hecho de que esta moderna sociedad admire el espectáculo hasta el punto de decir basta, extasiados por el grotesco hecho de ver morir, uno a uno, a noventa y nueve adolescentes. Y no sólo porque el acontecimiento sea transmitido en los medios de comunicación, sino porque la gente acude en persona a presenciar el evento, manifestando un sinfín de reacciones que van desde emoción, pena, severidad y en otros casos, excitación sexual.
El estilo de King es increíble. Admiro profundamente a los autores que con pocas palabras logran transmitir una enorme variedad de sensaciones, panoramas y sucesos que, en este caso, mayormente te pone los pelos de punta. Con palabras fúnebres y comparaciones sencillamente crudas, King presenta descripciones escalofriantes, develando la parte más morbosa, sádica y siniestra del ser humano.
Los personajes, pese a que son adolescentes, están estupendamente bien llevados, cada uno hallándose por diferentes motivos en dicha competencia, algunos conociendo a consciencia de qué va el juego y, otros, como el protagonista, entrando en él por ingenuidad y una fascinación mal fundamentada. Cada personaje tiene su historia, y son esas historias, reveladas con forme va avanzando la caminata, las que hacen que el lector se encariñe con uno o con otro. Y aunque sus muertes no son tan sangrientas y macabras como pasa en Battle Royale, el autor hace que se te encoja el corazón, ya sea por el vínculo que creas con los protagonistas, o por la tétrica sencillez con la que sus caídas están narradas.
Finalmente, la trama tiene varios puntos interesantes, desde el hecho de cómo a veces nos metemos en situaciones sin saber por qué ni cómo, pasando por la morbosidad insana de la que ya hablé antes, hasta esta parte que trata de la psique desgastándose, resquebrajándose de a poco ante la eminencia de la muerte, el desgaste físico y la poca o nula compasión por parte de los demás. Asimismo quiero resaltar el concepto de amistad que el autor maneja, porque si bien todos saben que sólo uno puede ganar, resulta inevitable que se formen alianzas, no para aniquilar a otros grupos, sino para levantarse, para instarse a seguir adelante, a coste de poner la propia vida en riesgo.
En definitiva, «La larga marcha» no es para los que tienen el corazón o las tripas sensibles, aunque sí muy recomendable para quienes nos gusta analizar todo el trasfondo de una situación, cruda y cruel, no tan lejana a la realidad como nos gustaría aparentar.
Dudas, comentarios o sugerencias, ¡tecleen que yo los leo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡ESCRIBE TU COMENTARIO!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...